9 mar. 2009

Las banderas de Independiente

Para estar en línea con el racismo que campea en los estadios de todo el mundo, los hinchas de Independiente, este domingo, hicieron más manifiesto un discurso racista que es permanente en nuestras canchas. Esta vez lo hicieron desplegando banderas de Bolivia y Paraguay en el partido contra Boca, tomando la idea de "boliviano" y "paraguayo" como insulto y agresión contra sus rivales. La embajada de Bolivia, con razón, pidió sanciones (las que fija el Reglamento del caso, art. 88), que desde aquí apoyamos. Deberíamos pensar cuáles son las mejores sanciones para situaciones como éstas, pero si empezamos por sanciones económicas sobre el Club, empezamos bien. Pérdida de puntos también. Pero después nos quedan los hinchas. Tal vez tengamos que llamar al Juez Rafecas otra vez!

(p.d.: hablando del amigo Rafecas, habrá que ver la peli que acaba de estrenar su hermano zen, esta vez? supongo que sí)

37 comentarios:

El criador de gorilas dijo...

Coincido. Sobre todo porque ninguna hinchada entra tantas banderas sin que algún dirigente no lo sepa...

Anónimo dijo...

coincido, el acto no fue evidentemente elogiable, pero en realidad habría que castigar o multar? ¿no se coartaría el derecho de libre expresión? digo finalmente no afecta más que el espiritu nacional y en ese sentido habría que ponderar, no crees?

Atha.

rg dijo...

pero no fetichicemos la libertad de expresion. hay discurso de maximo valor (critica politica) que merece la maxima proteccion, y lo contrario ("low value speech") como la publicidad enganiosa o el discurso racista, que puede ser regulado

jh dijo...

rg
el discurso racista en general no puede ser considerado low value speech. Basta con ver los principales casos sobre hate speech para constatar que se trata de expresiones sobre temas de manifiesto interés público, tales como la inmigración, el terrorismo,el alcance de los derechos de las personas homosexuales, los efectos de una determinada religión en la sociedad, el conflicto entre Israel y Palestina, etc etc. SOn temas de crítica política y están en el corazón de la libertad de expresión.
Lo que sí podría ser considerado low value speech son los insultos racistas dirigidos cara a cara porque se asemejan a un acto de intimidación o de acoso.
En lo que respecta al fútbol, me parece que la FIFA y la AFA pueden válidamente imponer las reglas que consideren adecuadas en el marco de su organización del fútbol. Una cosa es que el Estado no pueda castigar determinada clase de expresiones y otra es que la AFA no pueda reglamentar válidamente ciertas expresiones en los estadios de fútbol e imponer sanciones a los clubes.

rg dijo...

pero estamos hablando de eso, no? del discurso de odio racial-insultos raciales, en un estadio de futbol

jh dijo...

ok, estamos de acuerdo en la solución final: los clubes pueden ser castigados por este tipo de conductas. Simplemente no estoy de acuerdo con que el fundamento sea que el discurso racista es low speech. Para mí la distinción radica en que la AFA o la FIFA pueden válidamente establecer ciertas normas de civilidad y de respeto mutuo en la organización de sus espectáculos públicos. Mientras que el Estado se encuentra mucho más limitado para imponer normas de civilidad y respeto mutuo en el discurso público.

Anónimo dijo...

RG:
Totalmente de acuerdo con usted.
Pero en el fondo se me genera una inquietud.
¿Aceptar que el uso de un emblema perteneciente a otra nación puede ser considerado discriminatorio, no lleva implícito – en alguna medida – adherir a la idea de que atribuir tal nacionalidad puede ser insultante o discriminatorio?
Es decir, más allá del ánimo con que se haga, más allá de la clara intención de menospreciar a través de la adjudicación de determinada nacionalidad, cuál es la lógica que subyace y hace que tal atribución pueda ser vehiculo de insulto?
Me pregunto, porque no lo tengo claro ¿sentirnos ofendidos no será compartir esa lógica?
Si la hinchada contraria enarbolara banderas de Alemania o Suiza, por dar un ejemplo ¿Cuál sería la reacción?

Me gustaría conocer su opinión.
Gracias.

Maxi F.

rg dijo...

jh, no estoy de acuerdo con vos. claro que al estado le interesa el respeto mutuo, y puede desalentar el discurso racista si este apareciera, por caso, en la television o los medios radiales.
maxi, la aparicion de las banderas viene de la mano de un mensaje, de cantos, de decir los de tal club son de esta raza, o son negros, son inferiores. de ahi que las embajadas de los paises respectivos reaccionen. porque, con razon, ven que no se ponen sus banderas porque son coloridas, sino como parte de un discurso insultante

jh dijo...

rg

La radiodifusión siempre ha tenido en régimen especial y es dónde más se ha aceptado que el Estado imponga ciertas normas de civilidad y respeto mutuo. Si esto es justificado o no, es un debate bastante complejo.
Pero hay que tener muchísimo cuidado con esto de que el Estado pueda imponer normas de respeto mutuo, en especial cuando van acompañadas de una sanción penal. En Francia, un tipo fue condenado por religion defamation por decir que la doctrina católica de que el nuevo testamento realiza y perfecciona el antiguo había sentado las bases del antisemitismo y de Auswchwitz. La CEDH sostuvo que no violaba la libertad de expresión prohibir una obra de teatro ofensiva para la mayoría católica austríaca. Si pasamos a la Argentina, León Ferrari respeta a los católicos? Para mí, expresiones como el de León Ferrari son la esencia de la liebrtad de expresión porque son provocadores, ofenden y escandalizan a la mayoría. Y me parecería una aberración que el Estado se atreviera a someterlo a un proceso penal porque no respetó a un grupo determinado.

Anónimo dijo...

Si, si RG, eso lo tengo bien claro, de ahí que eliminé de mi inquietud las cuestiones relativas al ánimo o intención con que se usan.
No hay dudas de que el uso de un símbolo que identifica a una nacionalidad determinada con ánimo de insultar o menospreciar, es un acto de discriminación.
Esta claro.
Pero mi pregunta va más allá. Tiene que ver con - si se quiere - el ánimo de los receptores del mensaje y del resto involucrado, que creo, me parece, tengo la intuición, al reconocerle virtualidad ofensiva pueden de algún modo, repito no lo se, adherir a la misma lógica de quienes pretenden ofender.
Creo que mi inquietud es medio extraña, y no estoy siendo claro para expresarla.

Pero igualmente muchas gracias por su respuesta.

Maxi F.

rg dijo...

jh, pero saltas de una punta a la otra. estamos hablando de regulacion, en el post elogio algunas sanciones poniendo barrera distantisima a todo lo que tenga que ver con sancion penal. asi que no mezclemos el tema con esos castigos, que ni estan en consideracion. en lo personal, ademas, distinguiria entre un historiador que escriba un libro sobre el holocausto, y alguien que en la publicidad, ponele en la calle, hace uso de un mensaje de odio racial. el primero no me genera problemas, al segundo lo regularia sin sanciones penales

Marians dijo...

Che,

Y obvio que también estamos a favor de "penar" con quita de puntos/sanciones económicas/pedidos de disculpas públicas, etcétera a los clubes que hacen salir a las chicas semidesnudas a bailar y agitar porras antes de cada partido? -las "bosteritas", las "piratitas" y otros divertidos nombres que les ponen-.

Acá es encima el propio club el que monta el "entretenimiento" de la masa, mayoritariamente masculina.

Ni siquiera es responsabilidad refleja.

Bye,

M.

rg dijo...

ta, pero vamos un tema por vez, vamos

Anónimo dijo...

Maxi:si seguimos tu razonamiento, podríamos afirmar que si, por ej, yo veo una película
que trata sobre violencia racial, y por ende "entiendo", o "interpreto" las distintas
manifestaciones racistas, estaría "virtualmente adhiriendo" a la idea de la película.
O sea que, si comprendo la potencialidad ofensiva de un determinado discurso, adhiero
a lo que ese discurso manifiesta. Si nadie decodificara el mensaje transmitido a través
de las banderas en la cancha, nadie podría calificarlo de racista.

Saludos, P.

Marians dijo...

No, es el mismo tema, es la matriz de la opresión, no se ataca fragmentada.

Y si se ataca fragmentada, alguien que me de una buena razón para que las mujeres, una vez más, esperen su turno. Más todavía cuando muchas personas ni siquiera pueden ver qué analogía existe entre un conjunto de mujeres desnudas en el medio de una cancha de fútbol para alegrar a la tropa masculina y esta discusión sobre discurso de odio, violencia y maltrato. Todo lo cual, lejos de mejorar el caso, lo hace todavía más dramático.

Ergo, si lo que están discutiendo son los estándares de validez de regulaciones y sanciones por tolerancia y/o promoción de actitudes discriminatorias, puedo agregar muchos, muchos ejemplos.

Mi post es sólo para recordar(nos) porqué será que la mayoría de nosotrxs se indigna más cuando la hinchada de all boys grita consignas antisemitas a la de Atlanta o cuando la hinchada de independiente utiliza la xenofobia como arma de ataque contra la de Boca, y se indigna un poco menos, mucho menos, o directamente nada, cuando el mismo paradigma de la opresión actúa frente a otros grupos.

Muchos Besos,

M.

rg dijo...

De veras, M, el tema me parece importante pero no lo superpondria porque para el sentido comun la cuestion del racismo representada por canticos racistas es un problema obvio, y la discriminacion que puede implicar las porristas no. Aunque sean la misma cosa. Pero por eso lo ultimo requiere una atencion mas detallada, y no aconsejaria decir simplemente es lo mismo, porque no lo es. Tiene complicaciones de las que esta bien que nos hagamos cargo, pero repito, el tema vale

Anónimo dijo...

P:
Ante todo gracias.

Intentaré clarificar lo que quiero decir.
En tu ejemplo, hay una “violencia” ejercida sobre alguien en función por ejemplo de su raza. Allí, si pensamos por ejemplo en un caso de violencia física, no hay dudas y todos vamos a “adherir” a la idea de que ello es un acto de discriminación. Está sufriendo un castigo por su condición de miembro de determinada raza, de determinada religión o de determinada simpatía política.
El castigo, podríamos decir, tiene origen en su determinada condición. Clarísimo.

Ahora bien, en el caso que especialmente estamos tratando aquí, esto es: enarbolar banderas de determinados países y acompañar eso con cánticos alusivos a la partencia del rival, a dichas nacionalidades, hay en principio, sólo un emisor y un receptor del mensaje.
No hay, como en el ejemplo anterior, un hecho “objetivo” de violencia física. Lo que torna ofensivo o violento a este mensaje es la intención ofensiva, despreciativa que el emisor le atribuye. ¿No?

Digo, me pregunto entonces ¿Darle nosotros también esa entidad, compartir que atribución de la nacionalidad boliviana o paraguaya puede ser peyorativo, no implicará compartir la lógica del emisor?

En un programa televisivo de hace muchos años, una persona intentó insultar a otra calificándola de: “gordo puto”. Ante la pasibilidad del recepto del “insulto” el conductor lo interrogó y el aclaro que ni la condición de gordo ni de puto merecían que el se sienta ofendido. Que mas allá de que en su caso se dieran o no, eran condiciones absolutamente “lícitas” y no podría entenderlas como una ofensa.

Desde entonces siento, aunque sin resolver aún mis inquietudes, que la consideración como ofensivo o no desde la perspectiva de los receptores, mas allá del animo del emisor (que está claro es ese y debe ser sancionado) puede de algún modo inscribirse en la misma lógica despectiva que le atribuye el emisor.

Está claro que estos muchachos pretende con ello insultar, menospreciar, ahora bien, mis dudas se ciernen en el acierto o no de atribuirle a estos mensajes esa virtualidad.

Expresiones del tipo: “…son negros putos de Bolivia y Paraguay” o “…son la mitad mas uno de Bolivia y Paraguay…”

¿Tiene necesariamente que ser decodificado como insulto, más allá de la voluntad de emisor?

Repito, no es una afirmación. No lo tengo claro.

Quizás la voluntad del emisor sea lo único importante y toda esta disquisición no tenga ninguna importancia. No lo se.

Gracias nuevamente.

Saludos.
Maxi F.

Marians dijo...

Claro Robert, porque el sentido común, en tanto común, es patriarcal, androcéntrico y ginope.

Si el sentido común no fuera tan común, otro gallo (o gallina) cantaría.

Por otro lado, suponiendo que me interese el sentido común, ¿es obvia la cuestión racial para el sentido común? Suponiendo que lxs bloggers que aportan son parte de eso que llamamos "sentido común", que ya estemos en los 18 comments de debate me hace pensar: (1) no es obvio que eso es discriminación o (2) no es obvio que sea una forma de discriminación tal que merezca ser desalentada mediante estrategias como las que propusiste en tu entrada o (3) es obvio pero todos están sólo testeando su capacidad de argumentar, de ponerlo en cuestión, de encontrar mejores argumentos para defender una postura, etcétera.

¿Cuál de todas será?

Muchos besos.

mvr dijo...

Ahora, me pregunto, es lo mismo que sea solo la AFA o las organizaciones de clubes la que castigue, con sanciones, no es recomendable, necesario, que el Estado intervenga. No se trata sólo de la civilidad en un organización de evento deportivo, precisamente, no dispara la pregunta de que discursos toleramos y cuáles no, en conjunto como sociedad ( no la comunidad seguidora del fútbol).

Segunda cosa, siguiendo con lo que se planteaba, sobre le escándolo que dispara sólo cierto discursos y no otros; y que necesariamente nos impone reflexionar. Es habitual en los estadios, que se insulte haciendo refeencia a la condición de homesexual ( es claro son unos p... o cualquiera de sus formas). Cuál es la diferencia en este caso con referirse a las nacionalidades? No igual de obvio?
saludos,
v.

rg dijo...

marians, pero obvio que el sentido comun es todo eso y cosas peores. quien quiere defender el sentido comun?
pero el punto es que por serlo, torna a que la cuestion merecedora de una atencion especial. entre otras cosas porque
1) la cuestion de las porristas no suele ser vista como un problema, 2) es -por lo contrario- una cuestion festejada por muchos,
3) y aparece como practica comun aun en paises muy sensibles a las cuestiones de genero
en ese sentido, la cuestion es simplemente mucho menos obvia, para muchos, que la cuestion del insulto racial. pero decir esto es compatible con decir que el problema es o puede ser tanto o mas grave que la otra cuestion, y reflejo de discriminaciones multiples

rg dijo...

obvio que el discurso homofobico es condenable. el tema es que en el caso bajo estudio la cuestion se torno mas evidente, porque estaba expresada en banderas. porque se haria imposible ir persiguiendo al que dijera por aqui, por alla, por aculla, un insulto a alguien como maricon, etc., etc. Es decir, la diferencia es que en este caso el insulto era visible, detectable, localizable, generalizado, masivo

Martín Juárez Ferrer dijo...

buenas,

creo que el hecho de que haya 18 comments no necesariamente dice algo, aunque posiblemente haya una conexión entre el n° de comments y la falta de obviedad de la discriminación. En mi opinión, si hay discriminación, aunque creo que los argumentos de maxi f. dan la pauta de que el tema es menos sencillo y claro de lo que parece, que es bien complicado.

Creo que es cierto que tomar la palabra "boliviano" como insulto implica, un poco, entrar en la lógica del emisor, y eso es, un poco, hacerle el juego a quien insulta. Pienso que esto es parcialmente correcto, por eso lo de "un poco". Ejemplo que refuerza: si en el colegio te cargaban, una estrategia para evitar las cargadas era que la maestra sancionara al cargador, otra, quizás más eficaz, era que el cargado no se hiciera cargo de la cargada y luego el tema pasara desapercibido. El ejemplo no es aplicable al caso, es cierto, pero si demuestra que a veces seguir el juego del discriminador no es tan bueno.

En mi opinión, teniendo en cuenta el interés en evitar las discriminaciones, asumir la logica del emisor -a los fines de considerar sus expresiones como insultantes- es un precio que tenemos que pagar para evitar el mal mayor que es la continuación de la discriminación. Pero creo que la asunción de la lógica del emisor, como dice Maxi F., es problemática, y eso es lo que hace que no sea obvio el contenido discriminador de las banderas de las hinchadas.

un abrazo

martín

rg dijo...

de acuerdo martin, pero no olvidemos que aqui estamos frente a una comunicacion ostensiva, una comunicacion que incluye banderas, gestos, palabras. es decir, no hay que decodificar mucho para saber que estamos frente a insultos raciales

jh dijo...

mvr y marians plantean un tema central, que es como el castigo de determinadas expresiones discriminatorias puede implicar privilegiar a un grupo sobre otro. Por ejemplo, salgamos del ámbito futbolístico y miremos la ley penal antidiscriminatoria. Por qué incluye una categoría tan difusa como "ideas políticas" y no incluye sexo u orientación sexual? Quizás habría que estudiar si justamente la personas que sancionarion dicha ley, o la sociedad en su conjunto, no exhiben una mayor tolerancia al discurso anti-gay que, por ejemplo, al discurso racista. De esta manera, la ley antidiscriminatoria genera un efecto inverso que es el de hacer sentir a ciertos grupos fuera de toda protección (una situación peor que si no hubiera ley alguna!).

rg dijo...

no se si genera ese efecto, pero que la explicacion puede estar por ahi, si

mvr dijo...

Robert, no coincido con que las diferencias sea trascendente, si es cierto hay banderas, muchas, pero también es cierto que a fines de decidir un sanción ( no penal) como es una multa a un club, por expresiones homófobica, sirve tener a toda ( y quienes vamos a la cancha lo vivimos) una hinchada, cantando una expresión homófobica ( los de xxx son todos p... por ejemplo) No veo la dificultad para una sanción equiparable con la que pedimos en este caso.
salute

rg dijo...

ta, en estos casos no hay diferencia mayor.

pablo dijo...

Hola a todos...

Sólo añadir algunas cuestiones en torno a la inquietud expuesta por maxi: es clara la narrativa discriminatoria de los "contrapuntos" entre hinchadas en los estadios de futbol, y considero que el dilema de maxi debe encausarce hacia una contextualización del mensaje discriminatorio en la concreta realidad en la que se expresan con sus particularidades e historia. En este sentido, lo cierto es que, de un tiempo a esta parte en nuestro pais se ha desarrollado y establecido la discriminación hacia habitantes bolivianos y paraguayos -entre otros- y hasta el mas desprevenido de los habitantes de estas tierras ha incorporado ese sentido peyorativo con que se alude a esas nacionalidades. No creo que esta representación mental sea equivalente a "compartir esa lógica".- Es en ese sentido en que me parece que la pregunta de maxi es tramposa: es una abstracción des-contextualizada pasando por alto como la discriminación se instaló en nuestras ciudades desde hace rato en ese sentido. Por último, creo que la insinuación de maxi seria mas lógica si, supongamos, un día la hinchada de independiente colgara banderas de suecia o venezuela (por decir algunas naciones con respecto a las cuales en nuestro pais no se ha establecido un mensaje discriminatorio) y la hinchada de boca se sintiera ofendida.
Para terminar, tambien conlleva un costo politico bastante alto: cada vez que alguien discrimine a otro por la nacionalidad, deberia hacerce el boludo (se puede utilizar esta palabra en su blog RG? so pena de quedar como un complice del acto discriminatorio y tal vez, el post de RG jamás habria existido...

con respecto a miriam... la que plantea es la discriminación contra la que debemos luchar con mayores esfuerzos: aquella que se halla menos obvia ante el sentido común.

abrazos a todos
Muy buen blog...

Anónimo dijo...

RG, me parece totalmente lógico lo que planteas, la FIFA debe tomar cartas en el asunto y sancionar, sin embargo me parece que lo que te planteo no es fetichizar la libertad de expresión porq como te decía esta manifestación se da en un ámbito en el que lo que motivo la conducta fue la euforía o un exacervado nacionalismo dentro de un estadio futbolistico, de modo que a mi parecer y coincidiendo con JH, no lo consideraría low value speech.

Por otro lado, igual es un caso que debería nalizarse, no llegar al extremo de pedir intervencion del Estado porque no me parece que deba ser un ambito en el que este pueda interferir, pero sí prestarle cierta atención al rollo del racismo que no es menor.


Atha.

rg dijo...

Gracias pablo, bienvenido.
anonimo, no veo la conexion entre lo que decis, y que el discurso sea o no "expresion de poco valor." si lo es o no no depende de la motivacion del que la emplea, o del lugar donde se expresa

Anónimo dijo...

Sí lo siento, creo no haber sido clara, lo que digo es que habría que pensar mucho antes de realmente considerar "el coartar la libertad de expresión" de los asistentes al estadio, no es que fetichize aquello de la libertad de expresión; pero en realidad es un insulto como tal el hecho de exponer las banderas?

Por otra parte, me parece que este no es un caso de low value speech y que por tanto debería ser respetado el derecho a expresarse, como te dije no es elogiable, pero si habría que hacer profundas valoraciones al respecto.

Atha.

nachin dijo...

Disculpen por llegar tan tarde al debate. Solamente me gustaría expresar que me resulta muy interesante lo que Maxi F. plantea cuando se pregunta si "¿Aceptar que el uso de un emblema perteneciente a otra nación puede ser considerado discriminatorio, no lleva implícito – en alguna medida – adherir a la idea de que atribuir tal nacionalidad puede ser insultante o discriminatorio?"

Para demostrar lo apropiado e interesante de tal pregunta me basta con relatar (lo más brevemente posible) una anécdota que me ocurrió apenas hace unos meses.

Durante una jornada fui coordinador -o algo por el estilo- en lo que se llama "jornadas de futbol popular" (increíble la dinámica que se da entre los chicos, sin jueces, las reglas las ponen ellos, de no creer).

El grupo de niños que tuve a cargo vive en retiro, en la villa 31. El punto al que voy es que uno de los niños, argentino (el más canchero por definirlo de algún modo) insultó a otro de sus amigos diciéndole "paragua puto".

Como yo no los conocía mucho ni tenía mucha confianza, naturalmente reaccioné diciéndole al chico que había insultado al otro "no le digas puto,... ni tampoco paragua".

Aquí lo interesante, minutos después viene un tercero del grupo - el más buenaso diría yo- y me aclara: "a tal no le molesta que le digan paragua, al contario, le gusta que le digan así".

Debo admitir mi perplejidad al respecto. No es el único caso donde se da una situación en donde uno no quiere discriminar y paradójicamente termina por hacerlo.

No quiero decir con ello que el caso de las banderas de Independiente sea similar ni mucho menos, pero sí que resulta un punto interesante el que Maxi F. dejó planteado.

Un abrazo, Ignacio

julieta dijo...

¿alguien leyó esto?

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-121302-2009-03-11.html

es terrible. no lo puedo creer. no puedo creer nada de lo que está pasando desde que habló susana gimenez.

Anónimo dijo...

Julieta:

Un sociologo de la UTDT explico por TV muy bien el fenomeno de la trascendencia que se le dio a las declaraciones de Susana. Dijo que pasaba por el vacio de las instituciones. Si las instituciones funcionaran, las declaraciones de Susana serian irrelevantes.

Anónimo dijo...

Gracias Martín, Ignacio y Pablo, vuestros comentarios me ayudaron a ver con más claridad los míos.

Pablo:

Creo que utilizaste el término adecuado para representar mis sensaciones en torno al tema.
“desprevenidos”
Ese quizás sea el temor que genera mis cuestionamientos. No estar desprevenidos, y sin darnos cuenta terminar compartiendo la misma lógica que criticamos.
No comprendo porqué le atribuís el carácter de tramposo a mi cuestionamiento, cuando justamente vos describís como contexto es que “…de un tiempo a esta parte en nuestro país se ha desarrollado y establecido la discriminación hacia habitantes bolivianos y paraguayos -entre otros- y hasta el mas desprevenido de los habitantes de estas tierras ha incorporado ese sentido peyorativo con que se alude a esas nacionalidades.” y luego decís que mi pregunta “es una abstracción des-contextualizada pasando por alto como la discriminación se instaló en nuestras ciudades desde hace rato en ese sentido.”
Justamente mi pregunta es si nuestro “contexto” -usando tu terminología- o muestra “lógica” usando la mía, se da por supuesto que pertenecer a determinada nacionalidad es peyorativo, de modo que su sola atribución ya represente un acto de discriminación.
Creo que en ningún modo mis inquietudes eluden el contexto, justamente lo contrario intentan analizarlo y determinar a partir de ello, el acierto o no de nuestros juicios.
Pero bueno, son solo cuestionamientos, no lo quiero conducir a nadie a ninguna trampa.

Ignacio.
Buenísima la experiencia con los niños. Habla claramente del punto que intenté discutir.

Saludos.
Maxi F.

Roberto dijo...

rae Es un problema de interpretación que no tiene un solo camino pero llegan a un mismo resultado: Por un lado se puede hacer una interpretación subjetivista, la cual "toma en cuenta la intención del agente del acto lingüístico" (nino Constitución de la democracia deliberativa Pág. 32). Por otro lado, una interpretación objetivista toma en consideración el uso común y regular de las expresiones empleadas" (la misma cita). En el primer caso, seguramente concluiremos que dentro de las intenciones de los hinchas de independiente al momento de llevar las banderas de Paraguay y Bolivia estaba la de asignarle un valor negativo a la condición de paraguayo y boliviano. Porque? Bueno, afortunadamente para nuestros argumentos, cantaban a la par que agitaban las banderas, canciones con insultos a bolivianos y paraguayos. Me parece que no tiene demasiado sentido que nos cuestionemos el hecho de ponernos en el lugar de los emisores. Es evidente que para entender un mensaje hay que necesariamente entrar en la lógica del emisor. Sino, es como escuchar a alguien hablando en ingles y pretender escucharlo en castellano.
Si, en cambio tomamos una interpretación objetivista, el camino se enmaraña un poco. Es el caso de “el banco esta vacío”. Que banco. La palabra banco en este caso permite aludir a dos convenciones distintas, ambas objetivamente identificables, utilizadas y claras. Banco para sentarse o para hacer un depósito. Que sentido se le da al símbolo “bandera boliviana” o a la condición de boliviano. Aquí también hay dos convenciones: cunado evo morales utiliza la bandera de Bolivia en un acto oficial, esta haciendo un uso objetivamente “positivo” del símbolo. Cuando alguien grita a otro boliviano de mierda, la convención es otra, es la que acepta que la condición de boliviano es algo negativo. Esto es un dato de la realidad no una entelequia.
Entonces, en cualquier caso estamos en presencia de un acto discriminatorio: la intencion fue insultar a los simpatizantes de boca diciéndoles paraguayos y bolivianos. Los bolivianos y paraguayos no pueden mas que molestarse y sentirse dolidos por el hecho de que su nacionalidad sea utilizada en forma peyorativa.
Existe una convencion que asigna un valor peyorativo a los terminos boliviano y paraguayo, y es esta convención la que se aplica al caso y no la que asigna a paraguayo una nacionalidad sin juicios de valor

Anónimo dijo...

Este es un caso de discriminacion al reves. Yo no me voy a ofender porque me digan boliviano o paraguayo, discrimina quien lo considera un insulto.

Saludos