12 mar. 2013

Democratizar la justicia 15: La Corte como enemiga

Tanto en el discurso de apertura del año legislativo, de la Presidenta, como en las acciones y declaraciones de sus arietes en materia judicial -desde los diputados nd (negocios dudosos, Kunkel y Conti), hasta el Ministro de Injusticia o la Procuradora GC- la Corte aparece como el nuevo enemigo público a combatir: que decide contra el pueblo, que se demora, que se contradice. Que extraño que esas mismas figuras del oficialismo convivan con, y finalmente amparen y cobijen a, los Oyarbide que dominan la justicia federal. Por qué será? Qué sugiere esa selectividad? Qué nos dice en relación con la proclamada independencia judicial? De mi parte, les ruego a los amigxs del oficialismo que nunca más mencionen la frase independencia judicial, si en la frase siguiente no van a pronunciar la palabra Oyarbide. En la medida en que no lo hagan, recomiendo tomar todo lo que sigan diciendo como un engaño.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no soy K. Pero más ruido me hace la quimera de profesar el trotskismo y defender a rajatabla a la Corte Suprema.

rg dijo...

salamin, si lo decis por mi, te recomiendo mi articulo para el aniversario de la corte, aparecido en mi libro sobre el derecho a la protesta. es un analisis de la historia de la corte, y lleva por titulo inconsistencia y parcialidad. si eso es defender a rajatabla a la corte, yo tambien soy kirchnerista

Anónimo dijo...

Lo de salamín fue supremo.
Igual, se lo merecía. Me consta que Ud. no se casa con nadie.
Por otra parte, cuando pase el duelo por la muerte de Chavez, sería bueno analizar la situación carcelaria en el regimen chavista. Se pueden sorprender.

rg dijo...

seria bueno analizarla. creo que hay gravisimas violaciones de derechos civiles y politicos, siempre fundamentales. entre ellos libertad de expresion, derechos de los presos, sin dudas. aca estamos totalmente con la relatoria de lib de expresion de la oea

Anónimo dijo...

"Salamin"? Qué clase! Criticar fallos que no te gustan no es equivalente a criticarla como institución. Tu acomodaticia visión sobre el diseño institucional no tiene ningún problema con que el poder judicial regule procesos de naturaleza política. Muy trosko.

MR dijo...

hay un libro sobre las cárceles y el sistema judicial chavistas que aunque un poco tribunero, pinta un panorama general y da ganas de largarse a llorar.

trata sobre el caso de la jueza maría lourdes afiuni, magistrada penal de caracas que por excarcelar a un banquero detenido por orden de Chávez terminó, a los 15 minutos de firmar la orden, ella misma encanada.

"afiuni, la presa del comandante", de francisco olivares. se consigue en amazon. lo recomiendo.

rg dijo...

salamin 2 entonces. si lo que te interesaba no era la critica a la corte en sus fallos, sino a la corte como institucion, sobre eso escribi mi tesis doctoral, que quedo publicada como libro en la justicia frente al gobierno. de todos modos, antes de seguir cambiando la pregunta (porque parece que quedaste mal parado) te recomendaria que bajes un cambio y leas un poco

Anónimo dijo...

Leí varias veces tu tesis doctoral y me parece excelente. No veo continuidad con tus opiniones de los últimos tiempos.

rg dijo...

leela de nuevo entonces, porque no la entendiste bien. no cambie un apice. señalaba que el primer problema era la dependencia politica de los jueces. hoy señalo lo mismo. vos lo señalas? hablaba de la necesidad de reformas destinadas a terminar con la aristocracia judicial. hoy digo lo mismo. hablaba del valor de que los pobres lleguen a la justicia. curioso, el kirchnerismo se desinteresa del tema. hablaba de vincular al pueblo con la constitucion, en lugar de someter a los jueces al poder de turno. digo lo mismo. el kirchnerismo en cambio oculta el tema. que curioso, no te parece? quien habra cambiado? vos o yo?

Anónimo dijo...

Más o menos no? Reivindicar al legislativo como agente democrático y destacar el carácter contra-mayoritario del judicial me suena a una concepción de la democracia donde la politización juega un rol positivo. Tu reciente obsesión con la dependencia política me suena, en cambio, más tributaria de una teoría donde la política es mala palabra. "Dependencia política" no es una fórmula muy central en tu tesis. En general, me cuesta reconciliar la anti-política con la democracia. Hay que reconocer, con todo, que ahí el trotskismo encaja bien.

Tampoco me parece consistente criticar extravagantemente a la "aristocracia judicial" cuando sostenés una teoría que deposita una fe ciega en el poder judicial como la que adoptás recientemente (Salvo cuando no te gustan los fallos), donde el poder judicial monitorea si se ha deliberado lo suficiente.

A mi también me encantaría que el poder judicial se acercara al pueblo. Pero son reclamos ad hoc que no forman parte de una teoría coherente. Sos críticas coyunturales que se dan de patadas con tu judicialismo.

Salamín

rg dijo...

mirá, es la última huevada que te respondo y publico. yo reivindico al pueblo como agende democrático, no a pichetto. mi obsesión con la dependencia política no es reciente: capitulo último (9) del libro la justicia frente al gobierno, que decís que leíste, está dedicado a "la justicia dependiente del gobierno." o sea, mi reciente obsesión tiene más de 20 años (si me perdonás, agrego: salamín). lo de teoría reciente con fe ciega en la justicia no sólo no es cierto sino que es simplemente falso. todo (pero, por caso, lo que estoy escribiendo hoy mismo, como trabajo académico) es una crítica escéptica a la labor de los jueces. pero bueno, vos no leés nada y lo que leés, ya veo, lo leés a las apuradas y mal. es decir, seguí mintiendo y embarrando la cancha, que es gratis. eso sí, en este espacio no.