12 mar. 2012

Videla como demonio

Nota interesante sobre el dictador Videla. Contra la presentación de Videla como demonio, con dientes afilados y rostro de Drácula, finalmente externo a la sociedad -una presentación tan común en los medios- parece mucho más ajustada la imagen de Videla como sujeto gris, muy propio de las condiciones sociales argentinas, marcadas por una injusta desigualdad. La idea no es, nunca, la de reducir la responsabilidad moral, civil y penal de Videla, sino la de tomar nota de las responsabilidades extendidas, en esa época. Existió -como todavía existe- una sociedad que de formas distintas creó y avaló la dictadura, que no está en condiciones de lavarse las manos, colocando "el mal" en un grupo de enloquecidos, ajenos a ella.
La nota, acá:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-189381-2012-03-12.html

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La nota es muy interesante porque retoma una siempre vigente discusión acerca de la significación que tuvo la construcción de la imagen del monstruo irrecuperable. Se trató de una imagen claramente exculpatoria, de una imagen que tranquilizaba porque centralizaba todo el mal en una persona. Fue un modo de exculparnos a nosotros mismos y de no preguntarnos por las condiciones externas al "monstruo" que posibilitaron la puesta en marcha de ese plan.
Lo único que espero es que esto no sea utilizado para diversificar la distribución de responsabilidad penal y comenzar, ahora, a procesar empresarios, médicos, curas, periodistas, la cúpula eclesiástica, personas comunes que bajaban su ansiedad con al "algo habrán hecho", etc.
El autor propone un ejercicio de introspección que no es muy cómodo y que claramente genera resistencias pues siempre es mucho más fácil cargar todas las culpas sobre el monstruo.
No lo estoy defendiendo a Videla ni diciendo que es muy martir, por favor ehhh!!!
saludos

Anónimo dijo...

"El problema es nuestro: para calificarlo de criminal, para mostrar su deshumanización, necesitamos esas figuras sacadas de lo más repudiado de la historia"
Lo único con lo que no estoy del todo de acuerdo en la nota es la diferenciación entre la figura "gris", mediocre de Videla y los "nazis locos". Obviamente los nazis son de las figuras más repudiadas de la historia, pero Hannah Arendt, en el mismo libro que cita el autor de la nota, muestra que muchas de los puestos de la jerarquía nazi (entre ellos el ocupado por Eichmann) eran ocupados por burócratas "mediocres", y no fanáticos desquiciados. Me parece que en ese caso también hubo una demonización exculpatoria, como dice el comentarista anterior.
Saludos

F dijo...

Videla es un "conservador liberal"? Eso es una contradicción en los términos. Videla no es un personaje moderado y esta premisa no es alterada por el hecho de que haya habido muchos como él (y los hubo). "Videla no es un nazi", dice Levy. Yo lo pongo en duda. Pero, ante todo, es una figura radical y es un asesino.

andresvas dijo...

"Existió -como todavía existe- una sociedad que de formas distintas creó y avaló la dictadura, que no está en condiciones de lavarse las manos, colocando "el mal" en un grupo de enloquecidos, ajenos a ella."

Presentarlo a Videla como un demonio, un monstruo, etc. es una manera no política de explicar que haya sido posible una dictadura así pero caer en hablar de la sociedad creando y avalando la dictadura como un todo me parece que puede terminar siendo tan poco político a modo de explicación como lo anterior.
¿Cómo medir el consenso de la sociedad?, si lo miramos por la dirigencia política relevante, en Argentina, a diferencia de otros países de Latinoamérica como Chile, Brasil y Uruguay, la dictadura no pudo lograr apoyos políticos significativos de ningún partido político importante (no se pudo armar parlamentos con participación restringida como en Brasil y Uruguay).
Si lo miramos por la opinión pública tampoco la dictadura pudo ni imaginar armar plebiscitos legitimadores como sí sucedió en otros países (Chile) a pesar del manejo total que tenía de los medios.
Por supuesto que una parte de la sociedad lo avaló y era la parte de la sociedad que estaba constantemente en los medios pero eso me parece algo bien distinto.
Vale la pena recordar que en cualquiera de los documentos que reflejan el pensamiento de los militares (y sus socios la Iglesia y el mundo empresario) esta era una sociedad que había que disciplinar de una vez por todas (con diversas autocríticas sobre blanduras de la Libertadora en el 55 y de Onganía en el 66 que no debían repetirse), en una ideología que por ahí no llegaba a nazi pero poco tenía de liberal.
Ese grupo poco tenía de loco pero nunca lograba votos para imponerse y sólo accedía al poder vía golpes militares así que ni tanto ni tan poco. La dictadura no vino de Marte pero de ahí a decir que la sociedad la creó y la avaló me parece que hay un salto muy forzado.

Enrique dijo...

dice andresvas: " La dictadura no vino de Marte pero de ahí a decir que la sociedad la creó y la avaló me parece que hay un salto muy forzado"
Si bien no hay una estadistica que nos diga quienes eran absolutamente parecidos a videla, hemos escuchado miles de veces la frase "hay que matarlos a todos" y todavia se escucha. No se trata de demonizar a la sociedad que creò y permitiò un videla, pero el hecho de que lo haya parido ya nos dice mucho.
La dictadura no llegò solo por videla y sus complices. Llegò por el desdén, es mas, desprecio, historico por las instituciones que tiene el argentino (y que aun continua), la dictadura es la consecuencia logica de un largo proceso. Esa tolerancia por la ilegalidad se terminò cuando tocamos fondo, cuando ya era tarde. Ahi descubrimos que el jueguito de la joda con las instituciones nos habia llevado muy lejos. Aprendimos con el dolor, con el daño hecho, con lo irreparable.
Ahora estamos haciendo lo mismo con la corrupciòn, nos hacemos los bolù, la toleramos, miramos para otro lado. Cuando la corrupciòn se haya devorado todo, cuando todo este rematado, podrido y contaminado, ahi veremos que esta jodita nos habrà llevado demasiado lejos, obviamnete serà tarde.

Anónimo dijo...

Lo de "conservador liberal" da para pensar. Concuerdo porque interpreto que el autor lo asocia con el significado que tuvo (y tiene) en la argentina: los alsogaray, benegas lynch, solanet, en fin, individuos cuyo liberalismo se circunscribía al terreno económico, y que en los derechos eran conservadores. Eran, también, la categoría que motivó el mote de gorila. De ahí que fueran profundamente antidemocráticos: democracia era igual a peronismo.
Luis

Anónimo dijo...

Para "F": ser "conservador liberal" puede ser una contradicción en otras partes del mundo, pero aquí, en Argentina, los "liberales" suelen ser totalmente "conservadores".

GERVASIO dijo...

Si los argentinos no conseguimos el valor necesarios para mirarnos profundamente a nosotros mismos y debatir sin miedos sobre nuestro doloroso pasado nunca superaremos los desgarramientos que sufrimos.
Nos estamos olvidando de la historia de otro monstruo: Antonio D.Bussi. Tendriamos que admitir con todo el dolor del mundo que si Videla se presentara hoy como canditato,tendria muchisimos votos.