24 nov. 2009

Los traidores


Ayer noche vi, luego de mucho tiempo, “Los traidores,” de Raymundo Gleyzer. Hijo de los creadores del teatro IFT (“Teatro Popular Judío”), y con un nombre derivado de un guerrillero francés (Raymundo Guyot, muerto por el nazismo), Raymundo creó el grupo “Cine de la Base,” y filmó varias películas (incluyendo una a partir de la Carta de Rodolfo Walsh a la Junta Militar). Entre los filmes que hizo, sin dudas, “Los traidores” (1973) representa su trabajo más conocido.

Era bueno ver la peli sobre los traidores en estos tiempos, en donde, ejem... La peli trata sobre la vida de Roberto Barrera (finalmente, José Ignacio Rucci), sindicalista radicalizado y principista, combatiente de la Resistencia peronista, que termina vendiéndose a la patronal, servil frente a la dictadura, y convertido en entregador de los trabajadores de izquierda. Conviene aclarar, en el film, Barrera termina acribillado por militantes izquierdistas, hartos de las trampas y suciedades del líder obrero en el que creyeron durante años.

Aunque algo maniquea y torpemente actuada, el film deja en claro una cantidad de continuidades entre entonces y hoy. Entre varias continuidades notables, aparece –en algo que es más que una anécdota- el reclamo de los líderes de la UOM, allá en los 70, contra aquellos a quienes llaman, en la peli, la “zurda loca”!!!!!! (impresionante reencontrarse hoy con el mismo insulto, más de treinta años después, otra vez en boca de un líder de la UOM). Se trata, en definitiva, sólo de una muestra más de la tradicional aversión de la burocracia sindical hacia la izquierda, reflejo de las tensiones y contradicciones existentes entre socialismo y peronismo (en gran entrevista que sigue a la peli, Gleyzer dispara reiteradamente en dirección contraria a Barrera-Rucci, definiendo al propio Perón como jefe de una pandilla, traidor de la izquierda).

Fichado y perseguido por la Alianza Anticomunista Argentina, prohijada por José López Rega durante el gobierno de Isabel Perón, Gleyzer fue desaparecido y muerto en 1976. Sus filmes, al menos, han sido recientemente reeditados, y son más que recomendables, como testimonio de época, y señalamiento a los traidores que nos siguen rodeando.

24 comentarios:

Natalia Sobrevilla dijo...

hola Roberto,
se ve buena la peli, sabes si se puede conseguir en DVD o en linea? Me interesa para dar clase.
mil gracias
natalia

rg dijo...

en dvd si. hazme acordar en unos dias, por correo privado. si, buenisima para dar clases, tremendo tremendo reflejo de epoca, burocratas vs. guerrilla obrera

juani bertomeu dijo...

Hace un año, más o menos, la película estaba en youtube, dividida en partes. Tal vez siga estando.

j.

El Cordobés dijo...

Yo hace poco, en Encuentro, vi un documental que me parece que se llama Raymundo, con fragmentos de sus películas, videos personales y testimonios de conocidos.
Muy interesante.

rg dijo...

y bueno el mensaje, no? sobre la relacion peronismo-socialismo

Anónimo dijo...

y "el cine quema" es un lindísimo libro sobre Gleyzer, sus cortos y peliculas. De Peña y Vallina, editado por La Flor

Natalia Sobrevilla dijo...

gracias por toda la info!

Pato dijo...

Decís "reflejo de las tensiones y contradicciones existentes entre socialismo y peronismo". Resulta extremadamente interesante sobre todo para pensar el presente. Podés ampliar más sobre tu visión del tema -y recomendar algún texto al respecto-? Muchas gracias!

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=0ByHDEnOsXE

rg dijo...

democracia horizontal, radical o verticalismo cristiano. somos socialistas o somos peronistas. eu socialista

Nah dijo...

Genial, Roberto!
Raymundo es un ejemplo de militancia... Vi un documental medio biográfico, pero sobre todo centrado en su faceta de cineasta comprometido políticamente y quedé shockeada.

Hasta ahora no pude ver ninguna de sus obras, pero estoy profundamente interesada. Supongo que empezaré por "Los traidores".

Saludos!

Clément Cadou dijo...

Hola, antes que nada, diculpas por no comentar el tema del post.

Bajé desde vuestro blog el artículo de Frank Michelman ["Welfare rights in a constitutional democracy"]. Quise bajar también el de John Ely ["Democracy and the right to be different", New York Law Review, 5, (1981): 397-405]. Sin embargo, cuando lo descargo y lo abro, el pdf de Ely está vacío. Tal vez sea un problema de mi ordenador, pero si a alguien le ha pasado lo mismo (si hay fallo) y se puede arreglar lo agradecería enormemente, dado que me es imposible conseguirlo de otro modo.
Gracias en cualquier caso. Un saludo.

rg dijo...

totalmente recomendable nah
clement, dejame mirar ahora no estoy en la oficina

mm dijo...

(la linea 120"peace")
http://www.youtube.com/watch?
v=7Lom5Jh3QQs&feature=related

la línea...de la historia y los movimientos "X" vs los movimientos "Y"

...mm

andres dijo...

Hace 2 o 3 semanas la pasaron en Encuentro.
En internet se consigue, busquen en algun tracker especifico de peliculas alternativas, como Karagarga

Clément Cadou dijo...

Lo de Ely está bien. Ya lo tengo (como me temía, era la máquina).
gracias, saludos.

Daniela Arripe dijo...

otra manera de ver el mundo, quién quiera y se atreva “La question humaine” de Nicolas Klotz

Daniela Arripe dijo...

y además escuche o leí, no me acuerdo dónde ni quién lo dijo, que el amor duele, pero la traición mata

mm dijo...

Hola Daniela, me llamó la atención la frase .."el amor duele, pero la traición mata..". cómo se explicaría? Qué tipo de asociación se puede establecer entre amor y traición?

luego,
si amor= dolor y
traición= muerte, tendríamos pocas posibilidades para intentar formas de vida no asociadas a algún tipo de sufrimiento, no te parece?

por último, y si esto fuese así, se me ocurren dos aperturas
1)entre muerte y dolor qué resulta preferible? (..!,)

2)tendría que mediar algo asi como la confianza, o la construcción de un marco de acuerdos compartidos para abir el círculo negativo que encierra entre el amor-dolor y la traición- muerte...no?

...mm

Arenga Luna dijo...

Coincidentemente, hace unos días vi el film (me reservo también las circunsancias), y duele comprobar que los hechos se reeditan, en el tiempo y las distintas latitudes, ante la fragilidad de la memoria.

Por eso me pliego a la importancia de ex-ponernos (ponernos-ante) a lo que ha sido nuestra historia, como permite hacerlo "Los Traidores".

Y ante la tesitura de qué resulta preferible, ¿la muerte o el dolor?, me inclino por la muerte del traidor; política, social... y, si la traición mata (como ocurre en la película), como evitar del todo a la natural.

Pienso ahora en "Bastardos sin gloria" (Tarantino), que vi también en estos días.

Arenga

mm dijo...

Hola Arenga Luna,

1)"Los Traidores"/"Bastardos sin gloria"

2)"ex ponernos a la historia"/"ponernos-ante la historia"

3)"fragilidad de la memoria"/"me inclino por la muerte del traidor".



1)si la muerte elimina la posibilidad del traidor, cuál es la mentira oculta que hace necesaria su muerte?

El traidor es victima de su traición o de la mentira que desenmascara?


2)tal vez ni exponernos a la historia ni ante ponernos a la historia. Comprender la historia

3)creo que antes que matar por la fragilidad de la memoria, es más importante la tarea de recordar para no repetir..la misma historia


abrazo
..mm

Arenga Luna dijo...

Hola MM, un gusto.

Me parece, en primer término, que debemos separar la acción de traición, de las motivaciones y contexto. Del mismo modo que la justicia evalúa actos, y considera como agravante la intencionalidad.

En cuanto al contexto (la mentira oculta o a desenmascarar), se deben encontrar diversas formas para su denuncia, acompañada de un actitud activa y movilizada que exija su término o impida su repetición.

Frente a esto último (no repetir), un ejercicio de memoria, es exponernos a la historia (como el film que comentamos); pues como decimos desde donde escribo, "un país sin memoria, es un país sin historia" (pasada y futura). Por cierto, entender la historia, es parte de ese proceso.

Nos queda entonces despejar la muerte del traidor, ¿víctima o victimario? De mi parte, y habiendo casos donde se prefirió la muerte a traicionar, es desde donde me paro apreciar los actos de traición. No vaya a ser que terminemos justificándolo todo, atendiendo a las presiones (o perniciosas ofertas) recibidas.

Personalmente, no soy de alentar la muerte, no podría hacerlo, además, como defensora de derechos humanos, por eso señalé "cómo evitar del todo a la (muerte) natural", es decir, la autotutela que hagan otros de acciones que, sin lugar a dudas, se deben condenar.

Un abrazo, Arenga Luna

mm dijo...

Hola Arenga Luna,

es bueno este intercambio.
Cuando decimos algo, efectivamente lo hacemos desde una posición. En este caso, decís.. "un país sin memoria es un país sin historia"

Digamos que un país sin memoria es un país que está elaborando desde la memoria la negación del recuerdo, está elaborando alguna forma de olvido;está expuesto al relato historicista de Otros, a la reinterpetación particular que esos Otros hacen del pasado y que se impone como relato de LA HISTORIA.

En este riesgo creo que coincidimos, si no evocamos y reinterpetamos el pasado desde el presente habrá el significado particular de un grupo que ocupe el lugar de nuestro propio relato impuesto como VERDAD ABSOLUTA SOBRE el pasado. Una historia oficial, hegemónica. dominante.

En este punto, cuál es la diferencia entre un relato particular QUE SE IMPONE sobre el pasado como VERDAD ABSOLUTA y una MENTIRA SOCIAL ORGANIZADA como discurso DOMINANTE sobre el pasado?

Digamos que un país sin memoria es un país con una historia apropiada por otros.

Luego, cuál es el contexto en el que se construyen las confianzas para comprender un acto como traición? Cuál es el tipo de participación que tenemos en la construcción de un relato.Cuál es el contexto en el que se articula la comunicación y la representación si habilita para juzgar un acto como traición y como reparo sólo el principio de la muerte?

Sobre qué presupuestos articulamos un proyecto político que no resiste la diferencia o un error, si no es sobre el de verdad absoluta?Cuál es el relato en el que socialmente nos embarcamos y que exige como principio la muerte?

Por qué no optaste en interrumpir el dilema de "dolor o muerte" con otro principio que regule la distribución de justicia?

Sobre qué acuerdos articulamos nuestros proyectos políticos?

Quién es la voz que autoriza y pontifica un acto de lealtad y un acto de traición? Quién es la voz que construye el desvío como un acto de traición solo resarcible con la muerte. Que verdad absoluta desenmascara la traicion?

Fijate que en tu ante-ulitmo párrafo la cuestion se circunscribe a despejar la muerte del traidor= victima o victimario,
pero en ningun momento se tensiona el argumento del contexto sobre el que se construye la situación: el tipo de presion. Se supone que aceptamos organizar la accion politica sobre la presión?

Qué nos faltó revisar/entender del pasado para justificar y no denunciar la presión sobre la acción y observar sólo sobre sus resultados?,muerte o traición.

Qué nos falta comprender del sistema de representación para pensarlo como un sistema imperfecto, abierto a la disociación, a la perfecta inadecuacion entre representante y representado?

Qué nos falta entender para definir la voluntad general como un concepto saturado por las luchas de los grupos que pretenden definirla desde su posicion particular?

Seguimos matando a los traidores? seguimos buscando verdades absolutas o aprendemos del pasado violentado por las violencias de proyectos con pretensiones de verdades canonizadas e intentamos construir desde un presente siempre imperfecto, alternativas que se articulen desde el disenso y el reconocimiento de las diferencias?

abrazo,
mm

Anónimo dijo...

En taringa hay un mega post para ver online varias películas de esa época; hace un par de semanas vi "Operación Masacre" de Cedrón, sobre el libro de Walsh -actuada y narrada por Julio Troxler, uno de los sobrevivienes de los fusilamientos, que después fue asesinado por las tres A-. También estaba "La Hora de los Hornos", que se reditó en DVD hace poco -el Amante sacó una buena nota al respecto. Y creo, no estoy seguro, que incluía a "los traidores".