5 feb. 2012

Brevísimas españolas IV. Almas bellas en Barcelona




* Otra visión que me fascinó siempre, paseando por Barcelona durante el invierno (di clases durante varios inviernos, en la Pompeu Fabra), se vincula con el uso de las bufandas de (o imitación de) Burberry. Pero esperad! No se trata tanto del hecho de que cantidad de gente decida, al mismo tiempo, portar bufandas (o carteras, pero ahora pienso en las bufandas) horrendas. No. No se trata tanto o tan sólo de una cuestión de imitación y (mal) gusto. Se trata, sobre todo, del hecho que hijas, madres y abuelas puedan vestir la misma bufanda de cuadrículas amarronadas. En los peores casos, y esto ya es muy grave, puede ocurrir que las tres –hija, madre y abuela- aparezcan caminando juntas por la calle, portando la misma bufanda. Me pregunto entonces: Qué drama colectivo puede explicar semejante hecho? Qué trauma social profundo puede dar cuenta de un resultado semejante? Y sobre todo,  cómo es que el Ayuntamiento permite todo esto? (El hecho me recuerda el testimonio de un anarquista español, al que juzgan por haber matado a tres frailes. Interrogado al respecto, el anarquista responde: “Estoy parado en el bar, y veo que por la calle vienen bajando tres frailes. Ante semejante provocación…”).

* En otro momento debería hablar de los jóvenes de pelo cortísimo y equipos de gimnasia, en las barriadas laterales, y en los estadios de fútbol, pero éste no es el momento ni el lugar apropiado para meditar sobre la violencia.

* Aunque es claro que hay muchos aspectos que resistiré siempre, de Barcelona (el nacionalismo de ricos; la gran burguesía; las dolorosas menciones al “hecho de la diferencia” que los distinguiría de sus hermanos sureños; los comentarios despreciativos hacia Extremadura), también es cierto que allí encontré a algunas de las almas más bellas, honestas y solidarias que he conocido en mi vida. Más todavía, fue en Barcelona en donde vi florecer a decenas de argentinos que llegaban esperanzados a nuevo destino, después de ser humillados en su patria. Pero atención: no hablo de una ciudad que, por su riqueza e indiferencia, lo permite todo. No: eso es New York. Hablo de otra cosa: hablo de una ciudad que tenga el suelo fértil para que germinen opciones alternativas de peso. En Barcelona vi a cantidad de homosexuales asumiendo la sexualidad que en la Argentina ocultaban; vi a citadinos refunfuñantes haciendo estallar sus adormecidas potencias creativas; vi a golpeados desocupados porteños poniéndose al frente de exitosos emprendimientos cooperativos; vi a activistas desencantados reconvertidos en los okupas más militantes –siquiera ernestos, en la Argentina, devenidos los ches más principistas afuera (algo de esto también se lee en Amor y anarquía, el libro de Caparrós, que describe el tránsito –real- de quien era una abúlica paseadora de perros, en Barrio Norte, y llegara a ser líder okupa, salvaje y digna, en Milán, apenas un año luego).

foto: luz de la tarde sobre barcelona

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Con respecto a 1 no olvidar nunca que aquí, en argentina, existe un producto para quitar la cera de la oreja que se llama "Sin-Cerum".
Y, segundo, tus postales españolas son muy lindas y con belleza literaria. El único punto es que un país con la tradición filo-católica como ese, con una dictadura sangrienta por más de 40 años y cuyo presidente actual es Mariano Rajoy, no creo que pueda ponerse de ejemplo de nada.

Anónimo dijo...

che hace falta citar al Che? Qué tiene Guevara que genera ese fetichismo tan absurdo en América Latina? Un flaco que adoraba la violencia y que fomentaba el odio. Está tan lejos de tu idea de democracia deliberativa, que me impresiona la cita, aunque no me sorprende. El comentario va sin ánimo crítico, sino a los fines de debate.

Jorge dijo...

10 cajas de stopronquidos por aca...

Anónimo dijo...

Yo tengo una de esas bufandas "horribles".

gracia dijo...

estos post son increibles.. me traen un monton de pensamientos.. recuerdos ..

q lindo eso q decis q conociste q mucha gente se encontro a si misma en barcelona... ser quien uno es.. no es tan facil eso
la vida es un largo camino donde tratamos de encontrarnos con nosotros mismos ...

me puse filosofa barata y zapatos de goma .. .parezco ese de los aforismos... jaja..
besito

p.d: ... y yo q estaba tan contenta con mi kilt burberry... :(
(nooo.. mentiraaa.. jaja)

gracia dijo...

y la foto.. con esos contrastes.. esas sombras ... esa luz... re acompaña lo q decis.. impresionante

Anónimo dijo...

Y si tienes Glaucoma el medicamento se llama Chatarra, saludos Xavier