22 may. 2014

Conjueces/ del 222 a esto

Si casi todas las Constituciones del mundo establecen procedimientos complejos para el nombramiento de jueces, que implican mayorías altas y/o acuerdos entre ramas de gobierno, sumado en algunos casos a la actuación de órganos adicionales (tipo Consejo de la Magistratura) ello no se debe ni a ánimos formalistas, ni a una inclinación por los procesos intrincados en materia judicial. Se debe a la búsqueda, difícil, de fórmulas para asegurar la IMPARCIALIDAD de los jueces. Esa fórmula no es obvia, y luego de cientos de años no la conocemos, pero de algo podemos estar seguros: la fórmula NUNCA puede salir de la voluntad única de una facción del país, expresada en mayorías simples, apuradas y circunstanciales ("hoy tengo mayoría yo, hoy los jueces son míos"). Eso es justo lo que todas las Constituciones del mundo buscan evitar. En lo personal, no estoy de acuerdo con el modo actual en que la Constitución propone la selección de los jueces. Lo que no haría nunca es empeorarlo. En otros términos, y por ahora: qué pena que los conjueces nombrados ayer no tengan el respaldo ni de la Constitución, ni de la democracia, ni de la justicia para ejercer su cargo nunca. Pena mayor porque alguno de ellos (qué raro, todos hombres), hubiera atravesado los filtros de los procedimientos más complejos sin problemas. Pero así no vale, pena que sigan arruinándolo todo, pena que los aliados del gobierno, en lugar de denunciar mentiras como éstas, sigan avalándolas: así es peor para todos.

p.d.: qué habrá cambiado para que los mismos que se llenaban de orgullo con el decreto 222, y los nombramientos a partir de un proceso abierto, transparente, igualitario, consciente en materia de género, avalen ahora esta trampa, ocultamente, mentira? cuánto han cambiado¡ por qué será??

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es el mismo proyecto que seguir con la Campora despues de que se vayan, meter conjueces para asegurar impunidad. Es la mira puesta en el futuro porque le tienen mido a que se investigue toda la corrupcion. Me parece.

Anónimo dijo...

Lo que se pasa por alto es que los jueces mantienen la lealtad en la medida en que el que los haya nombrado preserve su cuota de poder. Al día siguiente en que ello deja de suceder, los jueces ya no se mantienen leales y, como todo converso, asumen una posición extrañamente dura para con aquellos que los nombraron.
Históricamente fue así y no hay ahora elemento alguno que nos haga pensar lo contrario para esta etapa.

Anónimo dijo...

El país de la anomia constante.

Anónimo dijo...

Estimado Roberto:
Para el cristinismo ya comenzó la segunda etapa de su revolución, la de la resistencia.
Ultimamente hemos observado un triunfo pírrico por el cual lograron que en el lazarogate se procesara sólo a los chantapufis de Fariña y Elaskar dejando fuera a Báez, le siguieron enormes traspiés judiciales como como el continuar el procesamiento de Boudou, la que inicia una investigación sobre la propia Cristina Fernández por el acuerdo con Chevron, la que declara inconstitucional el acuerdo con Irán y la que reitera la exigencia del pago de los juicios a los jubilados y del 82%. Todos fallos judiciales de primera, segunda o última instancia que hieren el corazón del kirchnerismo.
Por ello se viene la segunda resistencia peronista. Nunca segundas partes fueron buenas. Pero les es imperioso colocar, como sea, a tres centenas de conjueces para que impidan hacer al próximo gobierno lo que este gobierno supo hacer como ninguno,….mirar hacia atrás.
Paradojico no? Pero es parte de las decenas de contradicciones k.
Vale decir, así como el kirchnerismo ha construido un pasado a su imagen y semejanza donde tanto San Martín, Belgrano o Videla sólo se explican en tanto meros antecedentes suyos, lo que la infiltración K en el Poder Judicial busca, es que el próximo gobierno no pueda revisar nada del pasado inmediato, que se declare un indulto pleno de todo lo actuado tanto por Néstor como por Cristina. Objetivo por supuesto, de máxima. Veremos si lo logran.
Entre esto y el “positivismo gestionario” de Don Zafa…. Hay mucho pa resistir,
Un abrazo desde Mendoza
Ariel Seca.