6 oct. 2011

Apuntes italianos. IV. Sirena en lila


Perdía el autobús hacia Nápoli, así que cuando supe de la posibilidad de hacer parte del tramo en barco, no dudé un instante. El barco, por lo demás, pasa por los consabidos pueblitos; y permite para colmo que uno se encuentre con pasajeros imposibles (había visto ya, cuando compraba el billete, a una rubia norteamericana, actriz de Hollywood de remate, con novio algo lelo, preguntándole al pobre ticketero siciliano si el barco tenía "life jackets". El italiano le decía "sí, sí," mientras le cobraba. Luego, ella viajaría todo el trayecto abrazada a su salvavidas!). El hecho es que la barca avanzaba, frente a los consabidos pueblitos, para luego internarse en aguas más distantes, rodeadas sólo de piedra y cielo. De repente la veo, en estas aguas que -cabe recordarlo- fueron aguas de Ulises: una sirena, sola, en medio de la absoluta nada. Con un vestido lila, una barca lila, unos telares lila por allí colgados. Atiné a sacarle una foto, desde lo lejos. Ella me vio, yo la vi, nos miramos. Sentí una extraña música que me atraía hacia ella. Sin embargo, nadie más en el barco la vio, nadie oyó nada (la ex actriz, en tanto, empezaba a retar a su novio porque tenía miedo).

foto: sirena en lila (Sicilia)

2 comentarios:

Lilia dijo...

¡Ay! Perdiste la oportunidad de ser inmortal... Es un cuento algo largo, no tendrás tiempo de leerlo, pero si un día te preguntás por qué casi todos los humanos vamos a morir, acordate del príncipe Tomasi di Lampedusa:
http://www.ddooss.org/articulos/cuentos/Giuseppe_Tomasi.htm
Muy lindos apuntes de viaje, quisiera tener tus recuerdos toscanos, en mi caso serían marchigianos, pero, bueno...

rg dijo...

yo vengo de le marche-abruzzo en verdad