5 mar. 2010

Bolívar prohíbe la enseñanza del Derecho Constitucional




Luego de los sucesos violentos que se dieron en Bogotá, en septiembre de 1828, Bolívar comenzó a considerar subversiva la disciplina del Derecho Constitucional, y por ello ordenó prohibirla, a través de su Secretario del Interior, José Manuel Restrepo.


En la circular firmada por Restrepo se dice que en los sucesos de 1828 tomaron parte “algunos jóvenes estudiants de la universidad”, y que ante “el clamor de muchos honrados padres de familia, que deploran la corrupción ya demasiado notable de los jóvenes” el “Libertador Presidente” quedó persuadido de que “sin duda el plan general de estudios tiene defectos esenciales, que exigen pronto remedio para curar de raíz los males que presagian a la patria los vicios e inmoralidad de los jóvenes.”


Entonces –continúa el comunicado- “S.E. meditando filosóficamente el plan de estudios ha creído hallar el origen del mal en las ciencias políticas que se han enseñado a los estudiantes, al principiar su carrera de facultad mayor, cuando todavía no tienen el juicio bastante para hacer a los principios las modificaciones que exigen las circunstancias peculiares a cada nación. El mal también ha crecido sobremanera por los autores que se escogían para el estudio de los principios de la legislación, como Bentham y otros, que al lado de máximas luminosas contienen muchas opuestas a la religión, a la moral, y a la tranquiliadd de los pueblos”. “Para evitar estos y otros escollos el Libertador Presidente...ha resuelto...que queden suspensas y sin ejercicio alguno por ahora las cátedras de principios de legislación universal, de derecho público político, constitución y ciencia administrativa, y por consiguiente que ningunos sueldos se paguen a sus catedráticos”


12 comentarios:

Anónimo dijo...

Acerca de las medidas implementadas por Bolívar y otros, Ver el Libro "Vidas Honorables. Abogados , Familia y Política en Colombia 1780- 1850" Víctor Uribe Urán

Alejandro Hache dijo...

gran elogio para el amigo jeremy

Anónimo dijo...

No es de extrañar lo de Bolivar. Los que mas o menos saben algo de historia latinoamericana saben que fue un autoritario, un tirano con aspiraciones de monarca. No por nada el autocrata de Venezuela lo toma como ejemplo. Aunque ultimamente Bolivar empezo a gozar de buena prensa desde que la izquierda latinoamericana lo convirtio en un "revolucionario latinoamericanista".

Martín Gianella dijo...

En rigor Anónimo, que la izquierda latinoaméricana tome a Bolívar como un revolucionario latinoamericanista no es un error sino justamente una revisión a los terribles errores que adoptaron en el siglo XX por ser una sucursal de la Unión Soviética, y de la colonización pedagógica del liberalismo de las metrópolis que a través de sus libros inundaban a las oligarquías nativas.

San Martín también creía en el "partido americano". No fue un libertador de países balcanizados como lo cuenta la historia oficial.

Querían a América unida, fuerte y centralizada contra el imperio británico. No lo lograron.

Que Bolívar haya suspendido las clases de derecho constitucional implica básicamente una medida revolucionaria. Tan revolucionaria como que Rosas haya impedido, por el tiempo que pudo hacerlo, el terrible crimen que se cometió contra el pueblo argentino con Caseros y la sanción de la constitución de 1853.

Anónimo dijo...

Pero si San Martín laburaba para los ingleses, de qué c... estamos hablando???

Anónimo dijo...

Martin vos sos el ejemplo de que la izquierda latinoamericana poco tiene de izquierda y mucho de nacionalismo reaccionario. Sos la prueba de lo dije sobre Bolivar, que no es un error de la izquierda sino la prueba de su chauvinismo. Por suerte yo ya pase la etapa del latinoamericanismo reaccionario y ahora soy un portador sano, actualmente tengo como dirias vos, la cabeza "colonizada por la pedagogia liberal de las metropolis". Lo unico que no soy es oligarca, no por falta de ganas sino por falta de fondos en la cuenta bancaria.

Seba.

rg dijo...

che, muchachis, un llamado a la paz. no puede ser que terminemos levantando temperatura (y me incluyo) con cualquier comentario. ya sea de politica, de historia o de cine. abrazo a todos, viene el fin de semana, relajemos un poco

Alfonso dijo...

Hola R.

Hay una cuestión que he observado en los planes de estudio de distintas universidades en donde eliminan una asignatura similar a la que observas en la nota, la historia de la filosofia del derecho, no sera que al eliminar materias como la historia de la filosofia del derecho o el derecho constitucional se intenta borrar el pasado y partir de cero__

Martín Gianella dijo...

Anónimo 1:

San Martín rompe con la logia lautaro. La prueba fundamental de que no es un agente inglés es su negativa a dirigir el ejército de los andes contra Ramirez, López, etcétera. Lee las cartas entre San Martín y los federales, prácticamente es exiliado por el Directorio pro británico.

Anónimo 2:
No soy de izquierda, tenés razón. Pero ¿"chauvinista"?, por dios no. Amo mi país, y Latinoamérica. No creo en los biologicismos raciales, ni en la superioridad étnica de nadie, ni de una nación sobre otra. En todo caso mi "nacionalismo" se limita al nacionalismo defensivo que cualquier Estado y clase política deberieran tener frente al imperialismo, el capital financiero, mediático, poderes económicos concentrados como la SRA, etcétera y en favor de las clases populares.

El nacionalismo del que hablás vos jamás prendió en este país, ni siquiera en su esplendor de los 30.

Como dijo RG, no hablemos pavadas.

Pulpo dijo...

Yo me considero nacionalista y no por ello, soy reaccionario, facista, de izquierda, liberal, conservador ni por el estilo.
Rescato la figura de Rosas, que con aciertos y muchos, si muchos, errores ha sido uno de los pocos políticos de la historia que llego rico al poder y murio en la más absoluta miseria, ayudado y respetado por sus propios enemigos de batalla.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=34u93rjprXM

Kermit the Frog dijo...

Para complementar un poco la bella cancioncita de los Olima, recomendamos efusivamente el viejísimo, pero viejísimo libro de José Aricó "Marx y América Latina".

Para los que no puedan o se les dificulte hallarlo, aquí tienen un artículo que hace una apretada síntesis:

http://www.nuso.org/upload/articulos/3064_1.pdf