10 mar. 2010

Scanlon / Comentarios al margen


Voy yendo al curso de Thomas Scanlon, que trata sobre la filosofía del igualitarismo económico. Scanlon es un personaje extraordinario, un típico filósofo que piensa y duda, pero que a la vez tiene compromisos públicos firmes y convicciones políticas (igualitarias) claras. Fue, por caso, uno de los cuatro súper-filósofos que, a comienzos de la democracia, se llegaron a la Argentina para hablar con Alfonsín, interesados en la política a seguirse en materia de derechos humanos (junto a él, vinieron Owen Fiss, Thomas Nagel y Ronald Dworkin); o uno de los pocos filósofos que firmó el conocido "amicus curiae" que Rawls, Dworkin, Nagel y Judith Thomson presentaron ante la Corte Suprema norteamericana, sobre la eutanasia.

A Scanlon lo escuché varias veces, y lo leí también varias veces, pero nunca había tomado un curso con él. Hay mucho que decir sobre el curso, y sobre la sustancia de la materia que da, pero si hay algo que me viene sorprendiendo muy gratamente son sus permanentes comentarios al margen. Típicamente, Scanlon avanza una serie de ideas, complejas, finas, matizadas, agudas, e inmediatamente trata de distender la clase contando alguna anécdota, al pasar, o haciendo breves comentarios personales, irónicos, ingenuamente ácidos, como si no los dijera. Los dice, y normalmente se sonríe, o empieza a reírse por lo bajo.

El martes pasado, por caso, mientras desgranaba argumentos sobre la igualdad económica, y planteaba problemas a lo que decía, auto-criticándose, decía -en los márgenes- cosas como éstas:

"Es que si uno hace una lista de las distintas actividades humanas, y las ordena conforme a las ganancias que reciben, y luego se pregunta cuál es la lógica que ordena estas listas...cómo se explica ese orden? Yo creo que estas actividades están organizadas en relación proporcionalmente inversa a su utilidad social. Así, las madres están en el escalón más bajo; por allí también están los maestros y maestras de escuela; y bastante más arriba los profesores; y...(y así sigue nombrando actividades, mientras se sonríe)."

Luego habla de la no-justificación de las diferencias significativas de ingresos, entre los que más y los que menos ganan, y da un ejemplo sobre los que tienen varios millones de dólares en sus arcas. Y empieza con una serie de comentarios que va a ir intercalando de a poco.

Por ejemplo, al mencionar por primera vez su ejemplo sobre los súper-millonarios se pregunta, por lo bajo. "Pero cómo se hace para gastar tantos millones?"

Luego sigue, y de repente: "Pero cuándo encuentran el tiempo para comprar tantas cosas?"

Luego sigue un poco más, y se interrumpe: "Es que usarán la web para poder comprar más cosas en menos tiempo?," y se ríe.

Y sigue todavía un poco más, y se saca la pregunta que tenía dentro, con una carcajada: "Pero qué vida, qué carga tan pesada tener que gastar todo ese dinero!!"

.............................................................................................................................
Un par de entrevistas televisivas con él, acá (una sobre la ética de la culpa, y la otra, un hermoso reportaje sobre filosofía y libertad de expresión)

10 comentarios:

Martín Gianella dijo...

No quiero cambiar el tema del post ni mucho menos. Pero me imagino que después de pedir el juicio político a la presidenta y la vocación republicana que ella mostró después de darle cabida AL PRIMER PROYECTO DE LEY QUE LA OPOSICIÓN PRESENTA en relación al tema de las reservas, valdría un comentario al respecto. ¿No?

¿O ahora la oposición ya no quiere que salga una ley que alguien de la misma oposición presenta?

¿O somos todos unos reverendos hipócritas que usamos las instituciones como excusa para politequería?

Anónimo dijo...

hablando de alfonsin. qué buen libro que sacaron en Siglo XXI: discutir alfonsin.
Muy recomendables los trabajos!!

rg dijo...

martin, lo de la politiqueria es el discurso de la oligarquia vacuna, no se que tiene que ver. por lo demas, si algo tenemos que aprender en el pais, a fuerza de todo tipo de golpes, es a no comer vidrio, ni a comerse amagues. asi que veremos, y en todo caso opinaremos. de cualquier forma, este es un blog, no el rotativo de radio rivadavia

Anónimo dijo...

voy a esperar, pero dice "con errores en la página" y Scanlon me llega como Max headroom

Anónimo dijo...

no se aguanta, qué lástima, me interesaba el reportaje sobre libertad de expresión

Anónimo dijo...

no pude, cada vez peor

Anónimo dijo...

jojojó! la encontré en you tube,perfecto.Les aviso por si les pasa lo mismo. Hago comentarios anónimos pero soy buena persona, ahí tienen

PIC dijo...

Muchos donan esos millones a universidades para que den clases profesores como él. Seguramente su universidad no se sostiene con donaciones de la clase media. Pienso que habría que preguntarle a Scanlon qué piensa de esto y si no lo vive como una contradicción.

rg dijo...

tambien hay dictadores buenos, que construyeron buenas obras, incluso universidades, y eso no invalida la critica al autoritarismo

PIC dijo...

El problema es que la universidad norteamericana no puede pensarse por fuera del capitalismo, y las donaciones de grandes magnates muy conformes con el sistema. Las pocas públicas que hay son, salvo raras excepciones, sub standard. Cuando escucho a un profesor socialista cómodo desde su escritorio en una universidad de elite, me recuerda a José Ratzinger, subido sobre sus zapatos rojos Prada, diciendo que los indigentes que conoció en un hospicio lo hicieron llorar.

Acerca de dictadores que crearon universidades, obvio que estoy de acuerdo, si y sólo si es posible en las circunstancias políticas hacer esas mismas contribuciones al progreso de la cultura. Lo otro es creer en la libertad y los derechos sociales dispensados desde arriba.
Qué significaba no ser autoritario en la época que de Rivadavia? Complacer a los viejos patricios de las provincias?