7 mar. 2010

Pelechian / Dios


Ya que hoy en la Argentina parece que hay que hablar de cine, hablemos de cine...
Va una historia: el sábado pasado recibo una pequeña mala noticia, y al mismo tiempo una pequeña buena noticia. La mala es que, al preguntar dónde es que jugábamos al fútbol, al día siguiente, me comunican que...el partido acababa de jugarse, hacía unas horas. Gran decepción! La buena es que entonces podía ver completa la retrospectiva del increíbe Artavazd Pelechian que, por milagro, daban en el Harvard Film Archive.

Algunos breves comentarios sobre la muestra, que incluyó 6 films (entre ellos, los fabulosos cortos: Beginning; We; Inhabitants; y la inenarrable Seasons). Era la segunda oportunidad que se pasaban juntos todos sus films, en los Estados Unidos:

Ante todo, es sorprendente (e indignante) que la pequeña y extraordinaria obra del armenio Pelechian no esté disponible en todos los formatos, no sea conocida por todos, y no sea objeto de veneración en cualquier institución educativa vinculada (o no) con el cine. (Nos habíamos ocupado de él, y puesto algunos links a su obra, acá. También, una nota sobre él, en inglés, acá, y otra muy linda, acá)

Luego, elogio enorme para Pelechian. Cómo elogiarlo sin que suene a poco?

En sus obras, Pelechian sorprende por su devoción por lo colectivo, por lo masivo, por el trabajo: hay campesinos, pastores, obreros industriales; masas de gente moviéndose, como una marejada; corridas masivas; enfrentamientos con la policía; hombres trabajando en el hierro, en la mina, en la tierra; rostros llenos de arrugas; manos viejas; las manos del trabajo; ceremonias y rituales religiosos; hombres y animales, hombres y ovejas y cebúes, y caballos; mares furiosos e inclementes. Un cuidado extraordinario en la imagen, cada escena como un cuadro, como una obra de arte; un ojo artísitico único (cada fotografía merecería separarse del film para contemplarla, por separado, embelesados); una banda de sonido única, con gritos humanos, sonidos guturales, el ruido de piedras, del mar embravecido, el rugir de las bestias en el campo, el sonido de las máquinas industriales, de la locomotora arrancando. Una musicalización simplemente sublime. Dios!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios! Si eso es un buen elogio, dan ganas de de ver el cine de este caballero o de seguirte leyendo. Que puño fluido, inquietante

Anónimo dijo...

Por su comentario rg, haciendo referencia a un poco conocido cineasta (que yo no lo conozca no invalida sus méritos, por favor!), el día que todo el mundo habla de "El secreto..." y su oscar, asumo (tal vez arbitrariamente) que "El secreto..." no le ha gustado. ¿Podría decirnos el motivo?

Lucas Garayalde dijo...

una masa la escena de seasons donde una oveja y un tipo son arrastrados inevitablemente por las olas del mar

rg dijo...

el secreto me parecio bien como peli holliwoodense argentina, pero tambien llena de golpes de efecto, y jugando de modo para mi complicado con la idea de la dictadura y la justicia por mano propia.

......

la escena de seasons con la oveja, en efecto, de lo mejor de su cine, de lo mejor del cine, alucinante

chalo dijo...

acabo de ver "Beginning" siguiendo los enlaces del post en youtube, un mazazo en la nuca, impresionante

rg dijo...

ah, que bien, y esa es solo su primera peli, desde la inexperiencia total!

chalo dijo...

avalanchas humanas chocando y pasando por arriba (literalmente) a puestos de guardia, muy bueno! hay novedades del seminario de este año?