8 mar. 2010

Marcó (reloaded)


Algunos puntos sobre el pliego de designación de Marcó DP

i) Contra lo dicho por cantidad de senadores, estos días, el Senado la tiene que escuchar, sin ninguna duda
ii) Contra lo dicho hoy, por el radical G. Morales, el Senado tiene que estar abierto a cambiar de posición, si ella -u otras de las personas a las que escuchen (y necesitan escuchar más voces)- los convence de que tiene razón, y de que hay razones para confirmarla en su puesto. No es aceptable que se la invite -como se la debe invitar- si la decisión ya está tomada
iii) Ahora bien, lo hecho por MDP es gravísimo, y la presunción en contra de su designación debe ser muy alta. Por qué. Porque una de sus funciones princpales es la de cuidar las reservas del pueblo, y lo que hizo fue prestarse a un engaño hacia la ciudadanía y sus representantes, y en respuesta a un decreto inválido, impugnado judicialmente, y repudiado legislativamente. O sea que la encargada de cuidar las reservas hizo exactamente lo opuesto a lo que se espera de ella, y (literalmente) a espaldas (y a escondidas) del pueblo.

Objeciones sobre iii)

i) Ella no tiene que ponerse a revisar cada orden o directiva que le llega desde los poderes representativos.
Error. Ella tiene una obvia deferencia hacia las autoridades políticas, pero no es un soldado (respecto de los cuales, como sabemos, tampoco se justifica la obediencia debida). Ella tiene la obligación de examinar esas medidas, muy en particular cuando vienen precedidas de una orden judicial invalidando una medida sustantivamente idéntica a la del caso. No sólo lo debe hacer, sino que es lo primero y más importante que debe hacer, porque la economía está subordinada al derecho, y debe ajustarse a él, y no al revés (mal que les pese a los economistas, que actúan como si el derecho fuera otra variable más, a tener en cuenta según como estén los mercados).

ii) Acaba de ser nominada por la Presidenta. Políticamente (y afectivamente tal vez), no puede como primera medida desobedecerla.
Error. En todo caso, si quería ser híper-deferente por una cuestión de coyuntura, podía haber esperado unas horas, para examinar la situación con su equipo jurídico, y para tantear las reacciones del Congreso, que también se había manifestado en contra de la iniciativa. A menos que su objetivo no fuera el de "ser cumplidora," sino el de someterse al Ejecutivo, a escondidas del Congreso, no se entiende por qué no esperó la inmediata posición del Congreso, sobre la materia, cuando sabía que para el mismo la cuestión era absolutamente prioritaria y urgente (con lo cual, por lo demás, se disuelve aún más la zoncera de que hubiera que tomar la decisión por decreto de necesidad y urgencia).

iii) Lo que pasa es que uno impugna el fondo de la cuestión, porque quiere más planes de ajuste.
En absoluto. En todo caso que pregunten, dado que uno quiere exactamente lo contrario (aquí mi posición se acerca, por caso, a la expuesto hoy por Lozano, o ayer en Página, por Alcira Argumedo. Y otra vez, decir "en esto me acerco a Argumedo (o a Juancito)," no me compromete con todo lo que ella haga de acá a su muerte, ni implica que defienda todos sus actos pasados, sean cuales fuesesn). Y al mismo tiempo, uno quiere que se respete la ley, de modo básico, elemental. Y no se pide por una interpretación de la ley rebuscada, "al gusto de uno," sino una sin vueltas, sin rebusques, sin peripecias: Aquí había -insisto- una orden judicial negándole la acción a la Presidenta; un Congreso que se pronunciaba en contra de tal medida (si no lo hizo formalmente es pura y exclusivamente porque le impidieron reunirse, y luego le trabaron la posibilidad de que opine sobre la cuestión); una Presidenta que frente al Congreso, como reconciliándose con él, le derogaba el decreto de la polémica para, a través de un engaño que sirve para distraerlos, dictar otro sustantivamente idéntico mientras los legisladores respiraban; y además lo hace en secreto (poniendo al decreto en marcha antes de que se hiciera público) de modo tal de sacar a las apuradas el dinero del Tesoro, y presentar el hecho como ya consumado. Es decir, el acto es escandalosa, abierta, explícitamente violatorio de la ley.

iv) Lo que pasa es que uno se queda sólo en las formas.
Si respetar la Constitución y los derechos humanos es quedarse en las formas, sí, es cierto que uno le da mucha importancia a las formas. Habitualmente, esa diferencia es lo que separa la dictadura de la democracia.

v) Lo que pasa es que uno se queda en lo abstracto, no hace un análisis concreto, situado, histórico.
Por el contrario, si uno hace un análisis situado sólo refuerza esta posición. Probemos un poco: Los K tienen antecedentes de enriquecerse personalmente en la función pública; los K tienen antecedentes de retirar fondos de un Banco nacional, depositarlos en el extranjero, y dejarlos en la estratósfera, sin que nadie sepa, después de décadas, dónde están esos fondos, a nombre de quién, en qué Banco. Si uno hace un análisis situado, hay razones para ser mucho más, y no menos estricto (esto no se compensa con decir que la oposición es horrible. No es la oposición la que retiró fondos públicos no sólo sin autorización, sino contra la negativa -efectiva y tácita- de los otros dos otros poderes).

vi) En la práctica, así uno le da respaldo a la oposición, donde hay una bolsa de gatos que junta a Carlos Saúl, a R. Saá; y otros impresentables.
Este es un pésimo argumento. Por un lado, porque en el oficialismo uno podría encontrar monstruosidades semejantes, empresarios de la comunicación fascistas, industriales mafiosos, financieros corruptos, los dueños del juego; negocios relacionados con la efedrina, explotadores de minas a cielo abierto; lo que uno quiera. Segundo, porque uno no va a aceptar nunca cualquier cosa que diga la oposición -eso sería pensar que uno es como muchos de sus interlocutores, que aparecen atados a una idea, para luego justificar todo lo que se les presente, contra sus convicciones, las veces que sea necesario, perdiendo toda capacidad crítica real, convirtiéndose en justificadores del poder (es tan lastimoso verlos alineados junto a consignas del tipo "lo primero, lo más importante, es pagarles a nuestros acreedores, ganar confianza en los mercados internacionales").

vii) No es todo lo mismo, hay que optar por unos u otros.
Este es otro mal argumento, que supone que el mundo político local está dividido en dos. Y aquí, lo que digo siempre. Primero, no es así: hay mucha vida fuera de los K y Carlos Saúl-"el campo". Segundo, si fuera cierto que el mundo local se divide en dos (lo cual niego), los K y Carlos, y "el campo," estarían juntos en el sector "anti-pueblo," así que sugeriría quedarse del otro lado.

viii) De este modo jugamos contra el progresismo, porque MDP lo es, y las alternativas no.
No es así. Ser progresista incluye el respeto básico a la ley. Si la orden que recibo como funcionario me gusta, pero tengo razones para pensar que va contra el derecho -por ejemplo, para imaginar un caso, porque hay una orden judicial que dice que lo que me ordenan hacer es contrario derecho- lo que debo hacer, como progresista, es que prime el derecho, y no someterme frente al poder. Si frente a un caso como el del ejemplo no dudo, no merezco el puesto, porque una marioneta no lo merece. Si en un caso como el del ejemplo dudo, pero encuentro razones para los dos lados, entonces consulto, espero, me asesoro mejor. Ser progresista no es actuar por obediencia debida ante una orden secreta, impugnada, cuestionada judicialmente, una orden presidencial frente a la cual todas las presunciones juegan en contra (insisto: decisión judicial existente, en contra; voluntad del Congreso, en contra; opinión de la academia jurídica, vastamente en contra). No pretendo una definición "a mi gusto" de lo que es ser progresista, pero creo que en cualquier definición que se proponga, ella debe incluir la idea de no ser timorato, cómplice, títere y sumiso hacia el poder. Un progresista es, ante todo, alguien con sentido crítico, capaz de pensar por su cuenta, y cuestionar aún a sus superiores (si es que los tiene o acepta).

20 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno pero dos cosas: "Si respetar la Constitución y los derechos humanos es quedarse en las formas". ¿Qué derecho humano violó CFK o MDP con esa medida?

Y dos, afirmar -como afirmaste- que hay que respetar la ley porque la hacen los representantes del pueblo ¿se compadece con el baño de realidad absoluta que le imprimiste a todo tu comentario?
Me hizo acordar a la retórica del "legalismo" por el legalismo mismo, a la retórica de la "seguridad jurídica" y "al país de la ley" del De la Rua en campaña.
¿Ese no te parece un argumento pobre?

rg dijo...

es consistente con todo lo que escribo, aun en este post: respetar la ley, pero hay desobediencia civil, hay derecho de resistencia, cuando situaciones extremas lo justifican, y hay, cotidianamente, la posibilidad de desafiar la ley, con la opinion, en la justicia, con peticiones y marchas, etc. Nada de que porque salio del congreso, ya no se puede hablar. ahi comienza la cosa (y no acuso a ck de violar los derechos humanos, si, aca de violar la constitucion)

Pulpo dijo...

Excelente comentario. Suscribo el respeto a las formas, el apego a los preceptos constitucionales y al respesto a las normas jurídicas.

cansarnoso dijo...

clap
porque la forma es parte del fondo

Anónimo dijo...

No se de donde sacaste que MdP es progre. La unica vez que le escuche una definicion se definio como desarrollista.

El debate que se ha instalado es si es aceptable convertir al Banco Central en un Banco de Desarrollo (el domingo se hablo de este tema en el programa de Grondona, y esta parece ser la idea de MdP).

rg dijo...

bueno, yo creo que dentro del panorama de economistas reaccionarios y neoliberales que tenemos, ella -en su apuesta al desarrollo industrial local, mercado interno, etc.- mas su participacion en el grupo del plan fenix, queda definida como progre (aunque tenes razon, antes a eso se le decia desarrollista). para mi es una persona interesante, inteligente, preparada, y critica del neoliberalismo que tanto danio nos hizo, asi que si no hubiera ocurrido lo del lunes (que, insisto, es lo ultimo que podia hacer, exactamente lo contrario de lo que debia hacer y se esperaba de ella), la bancaria sin muchas dudas

Anónimo dijo...

En todo caso ese sería un tema secundario de "si es o no progre." Para la mayoria de los economistas el "Grupo Fenix" son trogloditas buscando aplicar recetas que fracasaron en decadas anteriores.

Quizas lo mas importante es que quede en claro que nadie esta por encima de la ley.

Marcó del Pont que fue participe del operativo comando para tomar las reservas del Central.

Alguna vez tiene que establecerse un escarmiento para quienes abusan del poder público, porque sino, en nombre del diálogo, se deja de lado el respeto a las instituciones que tanto reclama la oposición y queda sentado el antecedente de que el que venga pueda hacer lo mismo que los Kirchner.

Por otro lado, los Kirchner tienen que aceptar que deben gobernar sometidos al Estado de derecho y si no les gusta el sistema republicano de gobierno pueden subirse al helicóptero.

Podrá argumentarse que deben seguir para hacerse cargo de los destrozos que hicieron, pero tampoco puede por sostenerse esta idea a costa de permitirles que sigan destruyendo las instituciones bajo la extorsión de “hacen lo que yo quiero o les dejo el lío a Uds”.

rg dijo...

coincido, pero para mi -que los conozco de cerca- la mayoria de los economistas son los trogloditas, entre otras cosas por jamas tomar en cuenta el derecho y la constitucion, y tornar dependiente los derechos vitales a las necesidades del mercado y la inversion. y la verdad, no se trata de un desvio profesional, sino de una inmoralidad, y una ignorancia brutal, que es central en la explicacion de la pobreza y desigualdad argentinas.

Pulpo dijo...

Comento brevemente, no creo que sean los economistas el factor principal de la grave pobreza de nuestra nación.
Las causas hay que buscarlas en la política.
Muchos de los lineamientos económicos más generales del mundo, en otros países funcionan y aquí no. En efecto, soy un convencido que debidamente explotado - no agotado - nuestro territorio, debiera catapultarnos sin duda como potencia mundial, o acaso son muchos los que tienen diversidad de climas, buenos suelos, abundante agua dulce, grandes reservas mineras, importantes reservas de peces, biodversidad conservada, etc.
Entonces me atrevo a decir que los políticos son los principales culpables de las malas políticas implementadas a lo largo de nuestra historia.

Anónimo dijo...

RG, con todo el respeto que te mereces al hablar de este tema, la CN tengo entendido que crea una legitimidad formal y material, justamente a traves de la formal la oposicion esta intentando poner palos a la rueda, ahogarla, sacarla de combate a CFK. Por otro lado ella, si bien sus actos no tienen legitimidad formal si tienen legitimidad material ya que aparentemente pretende con sus actos afianzar su gobierno elegido democraticamente y no llevarlo a un ajuste que recuerde el pre dic de 2001 (no porque sea buena gente sino porque no quiere dejar de ser politica seguramente).
Es decir, cuando las formas tienen fines que afectan la legitimidad material, hay que ver que es lo que se defiende y que se ataca.
Por ultimo aclaro que no tengo nada de K. Un saludo. Ema

Anónimo dijo...

No se a que te referís con que la mayoría de los economistas son trogloditas. Yo soy economista y respeto las instituciones, la democracia y la constitución. Es como si yo dijera que el gran mal del país son los abogados. Con tan sólo tomar dos ejemplos bastaría. Por ejemplo, te podría citar a De La Rua y a Menem. Pero yo no reduciría el debate a cuestiones tan básicas y elementales. Sería bueno que eleves el debate un poco más, porque lo que se discute no se condice con lo que uno esperaría de una persona que pudo obtener un nivel de formación como el tuyo.

rg dijo...

Ema, de donde sacaste lo de legitimidad formal y material creada por la constitucion? del manual de... (me abstengo el nombre para no herir susceptibilidades)?
veria alguna punta en lo que decis, si sugirieras (lo que impugnaria) que lo de ella violenta la constitucion, pero esta legitimido por el gran consenso social que encuentra. lamentablemente, viola la constitucion y no es el caso de que tenga consenso, sino lo contrario

11.25, el gran mal son los abogados, si, de acuerdo (al menos, uno de los)

Anónimo dijo...

De la CN comentada de Gelli, que la recomiendo. Un saludo RG, gran blog.Ema

rg dijo...

pero que manera de inventar los constitucionalistas, dios mio!

Anónimo dijo...

Que es la doctrina si no es inventar ...

rg dijo...

se supone que es pensar, comentar, no inventar, no delirar, no manipular

Pulpo dijo...

estimado rg decir que los abogados son el gran mal, tb me suena a manipular!!! No hay que generalizar!!!

rg dijo...

pero che, no tomen las cosas literalmente, relajen un poco, no estamos escribiendo un paper academico

Pulpo dijo...

Si si, tenes razón rg!!!
Lo que pasa es que estoy un poco cansado de las acusaciones contra los abogados, en cada encuentro me tengo que bancar los reproches por todos los colegas que meten la mano en la lata, pero además, te lo tiran como si fueran budas o gente intachable y creo que en todos lados hay gente buena y gente mala, generalizar no da.
Igual de vuelta, tenés razón, a relajarnos!!!

Vasco de Caballito dijo...

Que un abogado, o peor aun, que un "constitucionalista" diga que cualquier otra persona es un troglodita, eso si que es una paradoja. Y hay que reconocer que es todo un hallazgo invocar el derecho a la resistencia o a la desobediencia civil para que un funcionario ¡¡¡¡ que no es juez !!!! revise la "legalidad-constitucionalidad-legitimidad- de un Decreto del Ejecutivo. Muy bueno el programa. saludos